En Quito se realizan eventos para recordar a los piropos quiteños. Foto: Quito Informa
Quito conmemora 487 años de fundación y los principales eventos arrancan este jueves, 25 de noviembre con la elección de la Reina de San Francisco de Quito y mañana, 26 de noviembre, con el tradicional pregón.
Con las fiestas se reviven las serenatas, el juego del 40, la sal quiteña (buen humor) y por supuesto los piropos, que si bien con el paso del tiempo han perdido su uso, no han sido del todo olvidados.
Hasta el 2019 este arte era incentivado por el municipio de Quito a través del festival del piropo en el que participaban estudiantes de las instituciones educativas municipales. Sin embargo para este año el evento no fue mencionado.
Aún así en las fiestas y programaciones barriales no se olvida esta vieja tradición oral  y se promueve entre los jóvenes a que los recuerden.
Según el portal Foros Ecuador, los piropos quiteños son frases en rima, tradicionales entre la ciudadanía, que mezclan lo romántico, lo cotidiano, y el humor.
En este diario quisimos recopilar algunos de los mejores piropos quiteños que han sido mencionados en estos eventos, para encantar y enamorar a los capitalinos. (I)

Para conquistar

Cantando a mi linda negrita
me voy por las calles quiteñas
dejando en tu pecho guambrita
canciones de amor y de penas.
¿En qué estaría pensando San Pedro,
que dejó la puerta abierta,
dejando caer este ángel?
Mi linda primor de chola
tan lanzada y tan coqueta
por qué no me paras bola
si quiero ser tu receta
Al pie de un balcón florido
le canto esta serenata
Yo quiero ser su marido
porque esta pasión me mata
Me gustaría ser una hormiguita
para subir hasta tu corazón
y susurrarte despacito:
quiteñita, me gustas un montón.
Chulla quiteñito,
ojitos de capulí,
cuando tú me miras,
siento que tu amor es para mí
Que bonita casa nueva,
en ajena posesión,
la niña que está adentro,
es la dueña de mi corazón.

Para Quito

En estas fiestas de Quito,
yo buscó a mi alrededor
una quiteña bonita,
que me regale su corazón

!Quito, ciudad con historia,
mitos, gestas… tradiciones
y, con hermosas muchachas
¡en sus floridos balcones!

Bello Quito
Quito de mi corazón
a ti me dirijo con amor
a ti me dirijo por tener
el más bello cielo
de toda la creación

Con sal quiteña:

Cuando paso por tu casa,
compro pan y voy comiendo,
para que no diga tu mamá
que de hambre me estoy muriendo.

Señor suegro,
no se asombre de los ladrones,
porque usted tiene un hijo
que roba corazones.

Quiteñita, quiteñita
asómate a la ventana.
y si no sales pronto,
me veré con otra dama

Quisiera ser vino,
para estar contigo,
pero más quiero ser la copa,
para deleitarme en tu boca.

TE RECOMENDAMOS