"Las oportunidades no se igualan": Tatiana Calderón lucha por la equidad laboral con el respaldo de un comité de género
Tatiana Calderón lidera una compañía en donde se implementó un comité de género. Foto: Alfredo Cárdenas/ EL UNIVERSO.

A sus 41 años de edad, Tatiana Calderón se convirtió en gerente general de una empresa transnacional, de productos químicos, dedicada al desarrollo de soluciones sostenibles para la industria y para el agro en el Ecuador. En septiembre del año pasado asumió el cargo, que por primera vez no es ocupado por un extranjero.

Con 17 años de experiencia en la misma organización, Tatiana ha logrado equilibrar sus roles, como profesional, como madre y como mujer. Ostenta dos másteres en Marketing y Administración, un minor en Relaciones Internacionales y algunas especializaciones en Ventas, Marketing y Desarrollo Gerencial.

Gerente general, una mujer tiene el cargo

Comenta que siempre pensó en crecer y llegar lejos, pero nunca imaginó quedarse tanto tiempo en la misma empresa o incluso llegar a su gerencia general. En un inicio, Tatiana Calderón empezó en un puesto temporal, a sus 24 años, en su “condición” de mujer y joven tuvo trabas a la hora de tratar con clientes que al verla le exigían: “tráigame al que sabe, mijita”, cuenta entre risas.

Aún así, señala que gracias a que la misma institución le brindó oportunidades no sufrió mayores tropiezos. Incluso, puertas adentro cuentan con un comité de género denominado Women in Business, con el cual han logrado evolucionar para ser más diversos e inclusivos.

Por otro lado, sí considera que, como féminas en lo laboral, “toca esforzarnos más y capacitarnos más para alcanzar y tener las mismas oportunidades (que los hombres), todavía siento que eso pasa, pero también siento que el país va cambiando”, añadió.

En cuanto a su rol de madre, opina que para seguir creciendo son necesarias dos cosas: tener un balance y contar con una buena red de apoyo, que si no se la tiene “hay que construirla”. En ese sentido, Tatiana ha logrado equilibrar el tiempo que le dedica a cada aspecto de su vida. “Al tener con quien contar te sientes segura de aventurarte a nuevas cosas”, expresa.

Entre la familia y la profesión, todo tiene solución

A primera hora del día se dedica al ejercicio, una actividad solo para ella y luego, antes de ponerse a trabajar, aprovecha para estar con su hijo de ya 10 años. La hora del almuerzo es intocable y al final de su jornada trata de no pasar las 18:30 para también compartir con su pequeño.

En cuanto a su red de apoyo, Tatiana Calderón sabe que cuenta con su familia para confiarle a su retoño, por si su cargo le demanda más, y por otro lado, tiene la plena confianza en que su equipo de trabajo podrá desenvolverse si en algún caso ella no puede estar presente.

Ahora su objetivo como empresaria es apoyar a la creación de soluciones para la industria ecuatoriana y productos nacionales “de los que estemos orgullosos por consumir y por exportar”.

Además de servir como ejemplo para que otras mujeres y más ecuatorianos ocupen cargos gerenciales. Opina que la industria se vuelve más competitiva cuando tiene mayor diversidad e inclusión entre sus colaboradores. Y como persona, simplemente anhela seguir creciendo. (I)