Lissa María C. fue condenada a 34 años y ocho meses de prisión por envenenar a sus pequeños hijos de 5 y 9 años en Quito, el 27 de octubre de 2020.

Los cuerpecitos de los niños fueron encontrados en un departamento ubicado en la parroquia Pifo, en el nororiente de la ciudad. Allí vivían con su madre, quien intentó quitarse la vida luego de envenenar a sus hijos, dijo la Fiscalía General del Estado.

El padre de las víctimas dijo que la noche que ocurrieron los hechos, la procesada lo llamó a su teléfono y le dijo que en una carta le aseguraba que se llevaría lo que le pertenecía. Se refería a sus hijos. Ya en la madrugada, en otra llamada le pidió ayuda, tras haber ingerido una sustancia tóxica. La policía encontró a los niños sin vida.

La mujer dijo en el juicio que los menores habían fallecido a causa del covid-19, sin embargo la Fiscalía reveló con el examen médico-legista que la causa de muerte fue violenta homicida por una asfixia por broncoaspiración, edema pulmonar e intoxicación por una sustancia a determinar. (I)

Lea también:

TE RECOMENDAMOS