El icónico sonido de la locomotora, el humo saliendo de la chimenea del tren y un ambiente similar al de las estaciones del ferrocarril, así se degusta la comida tradicional ecuatoriana en el restaurante Central 593.
Ubicado en la plaza Orellana, al norte de Guayaquil, junto al edificio de Claro, el sitio cuenta con más de una veintena de platos, todos basados en la gastronomía de las regiones del Ecuador. Andrea Arce Suárez, su propietaria, se dice una amante del país, de su comida y que luego de innumerables viajes con su esposo, se fijaron que en ningún sitio ofrecían una experiencia de esta naturaleza al comer.

Una estación tradicional

“Todo lo que hay en una central de ferrocarril se reedita en nuestro restaurante, pero eso no es todo, también apostamos por incluir detalles tradicionales ecuatorianos tanto gastronómicos como culturales”, comenta Arce.
Ella se refiere a que el lugar cuenta con un fotógrafo retratista de antaño, un betunero en el ingreso del sitio e incluso al tradicional vendedor de espumillas.
Estos elementos se complementan con la esencia del restaurante en el que también resaltan leyendas históricas como la de la dama tapada, Cantuña y su pacto con el diablo y la del padre Almeida, legendario personaje quiteño.


Precisamente algunas de las paredes del interior retratan imágenes de estas historias. Incluso hay personajes disfrazados que recorren las mesas y provocan uno que otro susto a los clientes. Al instante todo es risa y muchas fotos.

Con espacios abiertos
Central 593 tiene una capacidad para 140 personas, pero hoy por motivos de aforo acogen al 75 %, según las normativa municipales.
El sitio cuenta con una terraza y un balcón ventilados que permite que las familias puedan sentirse un poco más seguras. Eso sí, la toma de temperatura, la aplicación de ozono en la desinfección y el uso de mascarilla en sus colaboradores son permanentes.
El restaurante abre todos los días a las 12:00, pero el cierre de su cocina (pedidos) es distinto: lunes, martes y miércoles, a las 21:30; jueves, viernes y sábado, a las 22:30, y los domingos, a las 18:30.
En cuanto a promociones de bebidas, de lunes a sábados tienen 3×2 en cocteles, mientras que jueves, viernes y sábados tienen música en vivo.
Al igual que muchos otros locales, la pandemia los obligó a hacer del delivery su forma de sobrevivir y les ha ido bien.
Detalles:
Su platillo estrella son los chuchis, que son rollitos similares al sushi, pero rellenos de seco de pollo, de chivo, de arroz con guata o con cangrejo criollo. En el mes de octubre habrá chuchis rellenos de encebollado.(I)

TE RECOMENDAMOS