El peligro de la ingesta de pilas. Foto: cortesía.

Cuando se trata de los pequeños de casa no hay que perder vista de lo que están haciendo, viendo o comiendo. En cuestiones de segundos pueden entrar en una situación de peligro, si no se tiene el cuidado correspondiente. Pero como es normal que por sus travesuras, en ocasiones se salen de control, debes estar al tanto de lo que tienes a mano para salvaguardar a un niño.

Es posible que los niños, cuando están muy pequeños, se lleven cualquier cosa a la boca. Y entre los objetos comunes, diminutos y peligrosos, están las pilas o baterías de reloj u otros artefactos electrónicos. Reseña Gizmodo que la ingesta de este objeto causa lesiones graves como quemaduras y hasta corren el peligro de alojarse en el esófago, requiriendo una endoscopia de urgencia para retirarlos.

Sin embargo, hay un ingrediente de uso común en caso que puede ser un salvavidas para el niño. Mientras se acude a un especialista médico, los padres pueden dar miel a los pequeños. Este producto ayuda a mitigar las lesiones que genera el elemento corrosivo. Un grupo de expertos de la Asociación Canadiense de Medicina sugiere que se deberían aplicar 10 mililitros cada 10 minutos, hasta que el niño esté en presencia de un doctor.

(I)

Lea también

TE RECOMENDAMOS