Noticias

22 Feb 2021 20:07
El oxímetro es una herramienta vital para luchar contra la COVID-19, pero el color de la piel afecta su funcionamiento, según estudio
Foto referencial: Pixabay / Fernando Zhiminaicela

Hay una herramienta esencial en la lucha contra la COVID-19, el oxímetro de pulso. Su función es monitorear los niveles de oxígeno en los pacientes. Pero la Administración de Medicinas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) advirtió el viernes 19 de febrero pasado que en algunos casos puede arrojar datos inexactos, informa la cadena de noticias CNN.

Un estudio publicado en diciembre en el New England Journal of Medicine analizó datos de más de 10.000 pacientes. Para cada paciente, compararon los niveles de oxígeno registrados por un oxímetro de pulso con los medidos por gasometría arterial, un procedimiento mucho más preciso, pero doloroso e invasivo.

“Los investigadores querían saber con qué frecuencia el oxímetro de pulso mostraba un nivel de oxígeno relativamente normal cuando debería haber registrado algo más preocupante. En los pacientes de raza blanca, el oxímetro de pulso dio una cifra engañosa el 3,6% de las veces. En pacientes de raza negra, fue el 11,7%”, publica la cadena de noticias.

Los oxímetros de pulso funcionan enviando dos tipos de luz roja a través del dedo. El mecanismo consiste en que un sensor en el otro lado del dispositivo capta esta luz y la usa para detectar el color de la sangre. Si el aparato no está calibrado para pieles más oscuras, la pigmentación podría afectar la forma en que se absorbe la luz. (I)