Óscar Hernando Motta Valencia era funcionario de la Alcaldía de la ciudad de Neiva, en Colombia desde 2017. Se desempeñaba en el cargo de director de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC). Pero fue despedido después de que descubrieran que su título universitario con el que había entrado a ejercer sus labores en realidad era falso.

Todos los documentos con los que se postuló Óscar eran falsos y se dieron cuenta porque el título universitario que lo reconocía como ingeniero en Sistemas escribía “Universidad” con “B”, al igual que el nombre de la ciudad de Neiva, como indica El Universal de Colombia.

Supuestamente se había graduado en la Universidad Católica de Colombia, pero cuando la oficina para la Vigilancia Administrativa y la Gestión Pública de la Personería preguntó en la institución si era cierto, la respuesta fue que no su nombre no figuraba en la base de datos.

Después de cuatro años en un cargo que no debía tener por no contar con los requisitos, se le impuso una sanción disciplinaria de 11 años de destitución y de inhabilidad general, por el fraude cometido.(I)

Leer también

TE RECOMENDAMOS