Foto: Christopher Arcalla en un video de su cuenta de YouTube llamado Ghetto Slang.

La tarde de este domingo 24 de octubre se conoció que las autoridades policiales ejecutaron la primera detención por el doble homicidio que dejó como víctimas al velocista olímpico Álex Quiñónez y al cantante de música urbana Christopher Arcalla Ramírez. La dirección nacional de muertes violentas (Dinased), realiza una investigación exhaustiva sobre este caso. Sin embargo, todavía quedan muchos datos por revisar y preguntas por responder.

Desde que ocurrió el lamentable doble asesinato, la noche del viernes 22 de octubre, el primer móvil que se presumió fue el del sicariato. Los videos que posteriormente se filtraron en las redes sociales confirmaron que se trató de un par de muertes por encargo. Entonces, lo primero que se investiga en estos casos son los antecedentes penales de las víctimas.

Del velocista olímpico, no hay ningún tipo de hecho que lo relacione con actividades delictivas. Quiñónez dedicó su vida a correr en las pistas del mundo y su sueño era poder obtener revancha del mal trago que tuvo que atravesar en Tokio 2020 (2021 por la pandemia), tras quedar inhabilitado por un error administrativo.

Entonces, al revisar la situación judicial de Christopher Arcalla Ramírez, se encontró que no tiene antecedentes penales. Pero, según lo informa la Policía, sobre el cantante conocido como Jojairohp, había una investigación por presunta tenencia ilegal de armas y supuesto delito de intimidación, según reseña El Universo.

¿Pertenecía a una banda narcodelictiva?

Desde el momento del asesinato, a Arcalla se le vinculó con una banda narcodelictiva llamada "Los Tiguerones". No se trató de una simple casualidad o presunción. El Telégrafo cita un video posteado por Radio La Calle en YouTube, en el que aparece Jojairohp diciendo al ritmo de un hip-hop: "yo soy tiguerón".

Además, el cantante de música urbana decía no pertenecer a ningún tipo de organización criminal, a pesar de sus letras que hacían alusión a las mafias urbanas, drogas, inseguridad, dinero y muertes violentas.

La investigación apenas comienza y tan solo hay un solo detenido identificado como Johnson G. Kevin Verdezoto, periodista de Ecuavisa, explicó que el procedimiento policial para detenerlo contó con una persecución e intercambio de disparos entre autoridades y delincuente.

En la balacera resultó herido el señalado de matar a Quiñónez y Arcalla, y se recupera en una casa de salud, con custodia policial.

(I)

Lea también

TE RECOMENDAMOS