menstruación
Los calzones menstruales están hechos de cuatro capas de distintas telas. Foto de Polina Zimmerman en Pexels.

¿Calzón menstrual? Sí. Como parte de las ideas que han surgido para hacer que la menstruación sea más ecológica y natural, se creó un panty que absorbe la regla y es lavable. Lo mejor es que uno de los pioneros del producto es el ecuatoriano Pablo Freund. Él, junto a la colombiana Diana Sierra, crearon “Be Girl” en Nueva York.

“Cada mujer utiliza a lo largo de su vida unos 11.000 productos sanitarios. ¿Y dónde van todos esos desechos?”, se planteó Freund en una entrevista con la BBC. La idea de “Be Girl” es contribuir a cuidar el medio ambiente y desmitificar los prejuicios sobre la menstruación. A la vez que le dan acceso a cientos de mujeres en el mundo a un producto sanitario reusable y económico.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Be Girl (@begirlorg)

Los calzones menstruales están hechos de cuatro capas de tela que los hacen antimicrobianos, absorbentes y resistentes a las fugas. La primera capa se encarga de “recibir” la sangre, la segunda impide la proliferación de bacterias, la tercera “atrapa” el flujo menstrual y la cuarta es la licra que se ajusta al cuerpo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Be Girl (@begirlorg)

Con respecto a las posibles “filtraciones”, mujeres que las han usado aseguran que “una persona de flujo abundante puede usarla por hasta ocho horas”. Como un producto nuevo, el calzón menstrual no se ha masificado, sin embargo, decenas de marcas pugnan por hacerse un espacio entre la avalancha de toallas sanitarias y tampones que inundan el mercado.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Be Girl (@begirlorg)

(E)

TE RECOMENDAMOS