La piel del contorno de los ojos es diez veces más fina que la del resto del rostro, carece de glándulas sebáceas y está sometida a un movimiento constante por los parpadeos continuos.

Como consecuencia de ello, esta zona envejece antes que el resto del rostro, al llenarse primero de finas líneas conocidas como “patas de gallo” y después de arrugas.

En el contorno de los ojos es donde aparecen los signos del cansancio, las bolsas y las ojeras, que tanto preocupan a las mujeres.

Cuanto más fina y más deshidrata esté la piel del contorno, más visibles serán los signos de la edad, dando lugar a una mirada triste y envejecida.

Para cuidar esta zona es conveniente usar una crema específica con texturas más ligeras para que se absorban más rápido. Algunas cremas facilitan el drenaje y la microcirculación, al incluir activos descongestionantes.

Los expertos recomiendan usar estos productos a partir de los 25 años, pero dependerá de la anatomía de cada mujer. (I)

Toma en cuenta:

  • El desmaquillante de ojos también debe ser específico para esa zona y diferente al que se utiliza para el resto del rostro.
  • Es necesario mantener la zona bien nutrida. Puedes colocar bolsitas de colágeno, vitamina E o aloe vera.
  • ¡Bebe agua! Te ayudará a eliminar toxinas y a prevenir la hinchazón debajo de los ojos.
  • Si va a aplicar un producto en esta zona debe hacerlo con golpecitos desde dentro hacia afuera.
  • La vitamina C es ideal para dar uniformidad al tono de la piel recuperar la luminosidad.

TE RECOMENDAMOS