Noticias

17 Sep 2020 10:38
Desbordado por el coronavirus, Madrid prepara restricciones
Una mujer con mascarilla pasea a su perro frente a la terraza vacía de un restaurante el 16 de septiembre de 2020 en el centro de Madrid. Foto: AFP

Madrid / AFP

La región de Madrid, epicentro de la segunda ola del coronavirus en España, reconoció este jueves 17 de septiembre haberse visto superada por la explosión de casos, y pidió acción "contundente" al gobierno central, la víspera de que se anuncien restricciones a la movilidad de la población.

"La realidad de la epidemia en la Comunidad de Madrid está empeorando, y vamos a necesitar hacer más esfuerzos", dijo el jueves Ignacio Aguado, vicepresidente de esta región donde viven 6,6 millones de personas. En un país donde la gestión de la sanidad pública corresponde a sus 17 regiones y el ministerio de Sanidad hace las veces de coordinador general, Aguado dijo que en el caso de Madrid "es necesario y urgente que el gobierno de España se implique, y se implique de forma contundente en el control de la pandemia".

España se encuentra inmersa en la segunda oleada de covid-19 -ahora con una mortalidad muy inferior a la de la primavera-, y Madrid es la región que más inquieta. En las últimas dos semanas sumó un tercio de los nuevos casos diagnosticados a nivel nacional, según datos oficiales. Los fallecidos fueron 124 en la última semana, también un tercio del total español (366).

Algunos barrios del sur de la capital y municipios cercanos han tenido estas dos últimas semanas una incidencia disparada, con más de 1000 casos por cada 100.000 habitantes, muy por encima de la media nacional (285), que ya de por sí es de las más altas de Europa.

Todo ello días después de una 'vuelta al cole' envuelta en muchos temores por parte de padres y docentes, y a pesar del uso obligatorio de la mascarilla en todo momento en la vía pública y en espacios cerrados. Ante este panorama, las autoridades anunciarán el viernes medidas de calado para prevenir la expansión del virus, que según fuentes del ejecutivo regional entrarían en vigor el sábado o el lunes.

Antonio Ruiz Escudero, responsable regional de Sanidad, dijo así que están trabajando "decisiones" con las que "restringir la movilidad y también reducir la actividad en las zonas (...) donde se produce una mayor transmisión del virus". "Estamos en una situación de crecimiento sostenido", alertó. "Hay que hacer lo que haga falta para controlar la situación en Madrid", donde "tenemos el problema más importante quizás", incidió el ministro de Sanidad, Salvador Illa. (I)

¿Nuevo confinamiento?

Las declaraciones de este jueves llegan tras una polémica suscitada el miércoles cuando el número dos de la consejería regional madrileña de Salud, Antonio Zapatero, dijo que se planteaban confinamientos selectivos en las zonas más afectadas. El anuncio suscitó nerviosismo e interrogantes sobre su eficacia, ya que las zonas de posible aplicación figuran entre las más modestas de la región de Madrid, y además buena parte de su población activa trabaja durante el día en zonas céntricas de la capital o en otros municipios.

"No lo veo bien [un nuevo confinamiento] por las tiendas, el pequeño comercio, los bares chiquititos que viven de eso, los colegios... la gente ya está muy agobiada de estar en casa, ha sido muy duro el confinamiento" de la pasada primavera, dijo a AFP Maribel Quesada, una mujer jubilada de 55 años residente en Puente de Vallecas, uno de los distritos con mayor incidencia en Madrid.

Respondiendo a la zozobra generada, las autoridades regionales pidieron tranquilidad este jueves. A tenor de lo adelantado sobre restricciones a la movilidad, está por ver el viernes si lo que se decide es o no una forma de confinamiento, tal vez más ligero que el de la primavera, cuando los españoles sólo podían salir de casa para comprar comida y medicinas y en otros casos muy excepcionales.

España, uno de los países más afectados por la pandemia del nuevo coronavirus, superó esta semana los 30000 fallecidos y los 600 000 casos diagnosticados, según el gobierno. El ritmo se aceleró de tal forma que en una semana el país sumó aproximadamente 100.000 nuevos casos diagnosticados. (I)