26 Sep 2020 11:20
COVID-19: ¿Cómo afecta a los pacientes con enfermedades cardiacas?
El tema se vuelve más importante a propósito del Día Mundial del Corazón, que se conmemora el 29 de septiembre. Foto: Cortesía

El virus SARS-CoV-2, causante del COVID-19, también puede afectar a la función cardíaca. El corazón es un órgano vital vulnerable, y como consecuencia de la presencia del virus crea una respuesta inflamatoria generalizada en el organismo. Esto ocurre a pesar de que esta enfermedad afecta principalmente al sistema respiratorio.

Esto ocasiona que los pacientes con enfermedades cardiovasculares preexistentes tengan mayor riesgo de contagio y de fallecer por COVID-19. Esto se debe principalmente a que su corazón puede ser más vulnerable a complicaciones y el margen de fallecimiento es evidentemente mayor, han explicado expertos que desde primera línea enfrentan el coronavirus.

Su sistema inmune suele estar fatigado y generar respuestas de defensa ante el virus es más complicado. Los pacientes con COVID-19 suelen generar coágulos en los pulmones y corazón, causando mayores complicaciones en personas con problemas cardíacos preexistentes.

El tema se vuelve más importante a propósito del Día Mundial del Corazón, que se conmemora el 29 de septiembre.

“Los problemas cardíacos derivados de esta enfermedad incrementan la tasa de mortalidad en estos pacientes. Además, existe evidencia de la presencia de coágulos formados en pulmón y corazón, lo que ha llamado mucho la atención y ha generado estudios que todavía siguen en proceso, pero que levantan la alerta de la necesidad de contar con protocolos especiales en este tipo de casos”, explicó Gregori Celis, director médico de Laboratorios Bagó.

Cabe destacar que hasta el momento, la pandemia registra más de 850 000 muertes en todo el mundo, según cifras oficiales; y, en Ecuador más de 6700 muertes.

¿Cuáles son las principales afecciones cardíacas ocasionadas por COVID-19?

  • Insuficiencia cardiaca: Es la incapacidad del corazón para bombear adecuadamente sangre al cuerpo. Se produce debido a la respuesta de una inflamación generalizada que produce el virus en los pulmones o incluso puede atribuirse a los fármacos que se administran para controlar el virus, lo que puede causar alteraciones en el ritmo cardiaco.
  • Miocarditis: Es una inflamación del tejido cardiaco que reduce su capacidad de bombeo. Aún no se conoce si esta anomalía se produce antes que la insuficiencia cardiaca o debido a la respuesta inflamatoria generalizada.

¿Cuáles son los síntomas y señales de alerta?

Existen algunas señales de alerta para detectar a tiempo si un paciente con COVID-19 está presentando problemas en su corazón, principalmente las siguientes:

  • Falta de aire al respirar: La persona puede sentir falta de aire mientras respira, esto incluso sin haber realizado ningún tipo de movimiento brusco o agitación corporal.
  • Cansancio o fatiga con facilidad: La persona se cansa incluso sin realizar ningún esfuerzo físico. Le suele faltar el aire, más aún al realizar algún tipo de movimiento que requiera esfuerzo físico.
  • Dolor precordial: Se refiere a un dolor en el pecho, generalmente al lado izquierdo, que causa una sensación de compresión intensa, como si tuviera una gran piedra sobre el pecho. Puede ser muy leve o llegar a ser intolerable; si el paciente siente este dolor, debe acudir de inmediato a un centro de emergencia, ya que puede ser un infarto agudo del corazón.
  • Latidos rápidos o lentos: Otro síntoma común es sentir como el músculo cardíaco se agita repentinamente o disminuye sus latidos, este síntoma es capaz de ser percibido por el paciente.

Ante cualquiera de estos síntomas es importante acudir con urgencia a un médico, “la recomendación en estos casos es nunca automedicarse, ni realizar acciones desconocidas sin control de un especialista“, enfatiza el Dr. Celis.

Recomendaciones generales:

  • Evitar visitas a sitios concurridos: Estos pueden ser puntos claves de contagio, al ser personas vulnerables la recomendación es quedarse en casa y salir para lo estrictamente necesario.
  • Higiene adecuada: Lavarse las manos constantemente, usar gel antibacterial y mascarilla.
  • Evitar el contacto directo con otras personas: Mantener 2 metros de distancia con otras personas, usar mascarilla todo el tiempo, evitar el contacto directo con desconocidos o quienes no viven en la misma casa.
  • Acudir al médico: Ante cualquier síntoma de COVID-19 o de alteración cardiovascular, consultar directamente con un médico especialista para obtener un diagnóstico certero.
  • Nunca automedicarse. (I)

Fuente: El Universo