Hasta este miércoles 21 de octubre se desarrolla la 36ª Conferencia Regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura en América Latina y el Caribe (FAO).

Según un comunicado de la Vicepresidencia de la República, el fin es lograr soluciones conjuntas «para avanzar hacia un desarrollo sostenible, justo e inclusivo en un contexto que ha sido impactado por el COVID-19».

Esta conferencia reúne a 33 países de América Latina y el Caribe y representantes de organizaciones de la sociedad civil y sector privado. La finalidad es establecer las prioridades en torno a temas fundamentales: mejorar sistemas alimentarios, avanzar mano a mano hacia sociedades rurales prósperas e incluyentes, la construcción de una agricultura sostenible y resiliente al clima, el impulso de la innovación y la agricultura digital. En la Conferencia, se abordarán los retos de la malnutrición y la escasez de hábitos alimenticios.

En este marco, la vicepresidenta de la República, María Alejandra Muñoz, reiteró que «Ecuador es uno de los países con mayores índices de desnutrición crónica infantil, uno de cada cuatro niños menores de cinco años sufren de desnutrición crónica, mientras que seis de cada 10 adultos tienen sobrepeso u obesidad».

Aseguró que en ese contexto, la Vicepresidencia junto a distintos actores de la sociedad y FAO como un actor fundamental, ha emprendido una intervención de alto nivel en los cantones más afectados del país y se ha dado inicio al Despacho Itinerante para implementar un Centro de Gestión de Alto Nivel y liderar el seguimiento de las mesas territoriales.

Durante el desarrollo de la conferencia, Muñoz resaltó el papel de FAO como un organismo que permite la priorización de diseño, aplicación y seguimiento de acciones para una alimentación saludable.»La lucha contra el hambre es una lucha de desarrollo y de paz. No podemos combatirla solos. Transformar los sistemas alimentarios para garantizar dietas saludables no es una opción, es nuestra obligación y tiene carácter de urgente», expuso.

Además, planteó como reto impulsar políticas públicas que permitan caminar hacia una agricultura sostenible, con énfasis en la generación de espacios de desarrollo teniendo como centro a la mujer rural, el fomento de sistemas inclusivos de distribución de alimentos y la educación en hábitos de alimentación.

En representación de Ecuador, el ministro de Agricultura, Xavier Lazo, fue electo como vicepresidente para América del Sur. En su intervención, reconoció la importancia de este espacio de discusión en el que se analizan acciones técnicas para fortalecer los programas alimentarios. (I)