21 Oct 2020 16:33
Aprender a tocar un instrumento a temprana edad aporta al desarrollo cognitivo
La música permite estimular los diferentes sentidos. Foto: Archivo

A lo largo de la historia, personajes importantes han reflexionado acerca de la importancia de la música en nuestra cultura. Victor Hugo decía que la música expresa lo que no puede ser dicho. Martín Lutero creía que esta tiene una influencia positiva respecto a la formación del carácter de una persona.

La música produce estimulación, curiosidad y  diferentes sensaciones que permite agudizar el oído. Pero tocar un instrumento aumenta mucho más el desarrollo en varios aspectos .A pesar de que muchos niños realizan esta actividad a manera de entretenimiento, esta práctica incide en su desarrollo y estimula varias partes del cerebro.

Salvador Vélez, músico y  profesor, comenta que en los años que tiene de experiencia dando clases a niños y en base a diferentes conocimientos que son transferidos de una persona a otra en el ámbito de la educación musical, tocar un instrumento musical puede traer diversos beneficios para los niños debido a que la música estimula distintas zonas del cerebro permitiendo un mejor desarrollo a corto y mediano plazo. “Entre los beneficios tenemos: aumento de memoria, atención, concentración, mejora el razonamiento, estimula la creatividad e imaginación, enseña perseverancia, responsabilidad y fomenta la expresión saludable de las emociones”.

 Respecto al desarrollo de memoria auditiva, Vélez señala que “el hecho de que un pequeño se encuentre rodeado de un entorno musical, causa que el desarrollo de su memoria auditiva se vea desarrollado drásticamente, ya que al mantenerse en constante exposición a diferentes melodías, temas, canciones, la memoria comienza a relacionar todo lo nuevo que escuchan, con lo que ya conocen, por tanto en una situación donde el pequeño escuche por primera vez una canción nueva o algún estructura musical compleja, le será muy sencillo memorizar e interiorizar, debido al entrenamiento indirecto que ha recibido sometiéndose a un entorno musical constante”.

Coincide María José Jiménez,  educadora de párvulos, además de dar clases de piano, órgano, violín y estimulación musical. 

Acerca de los beneficios de aprender a tocar un instrumento y las capacidades que podría desarrollar, Jiménez comenta que permite el desarrollo de habilidades cognitivas y sociales. “Todo lo que aprendemos en edad temprana es lo que marca a los niños en su vida adulta. Mientras más pequeños sean los niños y se los expone a la música o tocar un instrumento, este permite estimular su creatividad, desarrolla su memoria, su lenguaje, su motricidad fina, motricidad gruesa y desarrolla su imaginación; y sobre todo, los ayuda a expresarse de mejor manera”.

“Cuando un niño empieza a tocar un instrumento,  desarrolla su inteligencia musical, lo cual lo va  ayudar a desarrollar su área matemática y su memoria”, menciona. 

Para iniciar en el mundo de la música, la educadora señala que se recomienda que los niños empiecen con estimulación musical y los instrumentos más fáciles para poder aprender como lo son piano, violín, guitarra.

En base a su experiencia, cuenta que la música realmente estimula y ha visto cómo en sus alumnos se han logrado grandes avances. Cuando ha trabajado en lo que es estimulación musical, ha tenido niños con problemas de atención dispersa, comenta que ha logrado desarrollar la atención con clases de violín o piano. (I)