Las celebraciones por fin de año se aproximan y los quiteños se preparan para revivir las costumbres típicas de estas fechas. Entre ellas, la quema del año viejo o monigote.

A pesar de ser una tradición muy difícil de desarraigar, las entidades de seguridad del Municipio de Quito, han advertido en años anteriores que esta actividad tiene sus riesgos.

De todas formas, la ciudadanía puede realizarlo siempre y cuando se tengan contempladas ciertas medidas de seguridad. Además de salvaguardar la vida de los participantes, se evitarían multas por realizarlo de la manera incorrecta.

Emaseo y el Cuerpo de Bomberos de Quito, extendieron algunas recomendaciones: la primera es realizar la quema en espacios abiertos, lejos del cableado eléctrico y sobre una plancha metálica; de preferencia en superficies de tierra.

No se debe hacerlo sobre el asfalto pues esto ocasiona daños al material, lo cual provocaría más gastos en mantenimiento vial.

Encender fogatas en la calle, o explotar petardos en el espacio público se puede sancionar con 1 o 2 salarios básicos unificados (SBU) y privación de libertad de 6 a 15 días, según reza la Ley de Defensa contra Incendios.

Por tanto, es prohibido rellenar los monigotes con material explosivo o camaretas y tampoco se debe utilizar combustible para encenderlos.

Las cenizas deben recogerse en fundas y cartones sin permitir que los restos se esparzan, además, si aún están encendidos, no se deben colocar en los contenedores de basura, pues pueden ocasionar incendios.

A pesar de ello, Emaseo realizará la limpieza de estos desechos al mediodía del 1 de enero. También señaló que no se saque la basura doméstica durante la tarde y noche del 31 de diciembre y la mañana del 1 de enero. (I)

TE RECOMENDAMOS