Un corredor selvático de 266 kilómetros entre Colombia y Panamá se ha convertido en paso obligado para la inmigración irregular que desde Sudamérica trata de llegar hasta México, Estados Unidos y Canadá. Pero gracias a un acuerdo entre Panamá y Colombia se facilitará el tránsito controlado por sus territorios de migrantes irregulares que buscan llegar a suelo norteamericano, informa AFP.

Un grupo de migrantes aguarda para salir de la Estación de Recepción de Migrantes (ESM) San Vicente en Metetí. Foto: Rogelio Figueroa / AFP

Miles de migrantes, entre ellos menores de edad y mujeres embarazadas, esperan desde hace varias semanas en el puerto colombiano de Necoclí. Aguardan por embarcaciones que los lleven hasta la frontera con Panamá para atravesar el Darién.

Las cuotas de migrantes

La semana próxima, es decir, desde el 9 de julio, se establecerán una serie de cuotas. Una delegación panameña viajará a Colombia "para determinar un número, una cuota de migrantes" que puedan "ser recibidos de una manera segura y ordenada por el lado panameño", señaló la ministra de Relaciones Exteriores panameña, Érika Mouynes.

Una familia migrante sale de la Estación de Recepción de Migrantes en Panamá rumbo a Estados Unidos. Foto: Rogelio Figueroa / AFP

"Vamos a regularizar un contingente o una cantidad diaria de personas que preferiblemente se muevan por un solo sitio, que tengan un solo lugar de llegada a Panamá", agregó la vicepresidenta y canciller colombiana, Marta Lucía Ramírez, quien participó en la reunión celebrada el voernes 6 de agosto en una sede policial de Metetí, en la provincia selvática de Darién, en Panamá.

Incluso, ambos países estudiarán posibles alternativas de transporte para evitar que los migrantes tengan que atravesar la temida selva del Darién. AFP indica que se acordó facilitar la cooperación policial y judicial para evitar que las redes criminales aprovechen la migración irregular para desarrollar sus actividades.

En una próxima reunión regional, Panamá y Colombia buscarán que otros países, incluido Estados Unidos, se sumen a un acuerdo regional de cuotas que permita el paso controlado de los migrantes.

Agrega el reporte que la medida es un intento de atender y proteger del crimen organizado al aluvión de personas que, azotadas por la pandemia, buscan cruzar la inhóspita selva panameña. Tan solo en lo que va de año, 49.000 migrantes han cruzado la frontera de ambos países. (I)

Lea también:

TE RECOMENDAMOS