niños migrantes asesinados tibu
Poco antes de asesinarlos, los dos menores fueron grabados al ser señalados como "ladrones" en una tienda. Captura video

Estupor es lo que genera el caso de dos niños migrantes asesinados y condenados ante la vista de todos. Frente a estos crímenes el fiscal de Venezuela, Tarek William Saab, denunció “una política dirigida de exterminar a los venezolanos” que han migrado a Colombia, luego que dos menores de edad acusados de "ladrones" fueran ejecutados en la población colombiana de Tibú, el pasado 9 de octubre.

“Opinamos que tan responsables son los autores materiales como el sujeto que graba el video, que no solo hace apología del delito, si no que los entrega a los niños a la muerte”, señaló el fiscal venezolano este martes 12 de octubre.  Los jóvenes de 12 y 18 años, fueron acusados como “ladrones” en un almacén, siendo atados de manos mientras un hombre los grababa.

“Pero quiero destacar que este no es un hecho aislado, no es un hecho excepcional, al menos 1.933 migrantes venezolanos fueron asesinados, y otros 836 fueron dados por desaparecidos, es decir, si sumamos los ya identificados como asesinados más los desaparecidos, la cifra de manera aterradora puede llegar aproximadamente a los 3.000 mil venezolanos muertos víctimas del odio, de la xenofobia”, acusó Saab. El funcionario denunció el “asesinato masivo de venezolanos en Colombia”.

Videos de la muerte

Las muertes han ocurrido entre 2015 al 2020, según ha denunciado la ONG Consultoría para los Derechos Humanos y Desplazamiento (CODHES), dijo Saab. “Estamos hablando de exterminio, una política dirigida de exterminar a los venezolanos residentes en Colombia”.

“Entre enero y agosto del año 2021 fueron asesinados en Colombia otros 362 venezolanos, en apenas unos 8 meses ya han sido asesinados en Colombia 362 venezolanos, pero hay alfo peor, no hay responsables por eso nadie va preso por eso, no se abre un expediente, una investigación y se detiene a los homicidas”, expresó.

Asesinados con las manos amarradas

Naciones Unidas y autoridades colombianas investigan la ejecución de los menores venezolanos, que fueron baleados luego de haber sido señalados de robar un almacén en el violento municipio de Tibú, en el noreste del país, reseña la AFP.

Mientras son grabados, los niños migrantes contemplan cabizbajos con las manos atadas hacia adelante con cinta adhesiva. Una persona los acusa de "ladroncitos". Sus cuerpos fueron encontrados más tarde y seguían con las manos amarradas.

Un cartón con la palabra "ladrones" escrita a mano reposaba sobre el cuerpo del más pequeño, tirado bocabajo con una mochila roja e identificado por autoridades venezolanas como Alexander José Fernández Rodríguez. (I)

TE RECOMENDAMOS